Fórmulas para quemar grasa

Cuando la gente habla acerca de las maneras fáciles de perder peso a menudo me pregunto si realmente saben de lo que están hablando. De hecho, en el loco y atolondrado mundo de hoy en día parece que todos queremos alcanzar nuestros objetivos, absolutamente todos, pero nadie tiene el tiempo necesario. Por tanto, el resultado es que ¡no alcanzamos nada!

Así, muchos de nosotros intentamos cubrir el poco tiempo que tenemos con comida rápida como hamburguesas industriales, patatas fritas o comida precocinada. Por tanto, hacemos un poco favor a nuestro cuerpo y a nuestra salud. Por ello, debemos saber que, sabiendo gestionar nuestro tiempo y con fuerza de voluntad, seremos capaces de perder peso de forma saludable.

Fórmulas para quemar grasas

Vamos a echar un vistazo a algunas fórmulas que nos permitirán reducir grasas:

Hacer dieta es un remedio adecuado si se hace con moderación y bajo la supervisión de un especialista. El primer paso siempre será aumentar nuestro consumo de agua y evitar las bebidas gaseosas. Tiremos los refrescos por la borda y volvamos a la cristalina y necesaria agua. Para todos aquellos que dicen: ¿Agua? ¡Pero si no sabe a nada! Una recomendación, cortad gajos de limón, naranja o fresa y volcadlos en la jarra de agua. Veréis como le da un toque de sabor manteniendo siempre nuestro objetivo sano.

Sé optimista. Trata te evitar alimentos cremosos como la mantequilla, el queso de untar o la mayonesa. Evita los alimentos fritos y la comida picante. Intenta hervir los ingredientes. 

Incluye cambios en tu rutina para eliminar ingredientes que no nos favorecen. Es decir, sustituye las galletas de la hora de la merienda por la pieza de fruta. Con estos pequeños cambios, iremos notando la diferencia. Además, es positivo reducir la cantidad de comida que ponemos delante de nuestros ojos. Come porque tienes hambre, no por la necesidad de acabar con toda la comida que tienes presente.

Mantén el horario adecuado para cada comida. Un desayuno saludable debe ser seguido por una comida completa al mediodía y la cena debe ser la más ligera. Si sientes la necesidad de comer entre horas, hinca el diente a la fruta.

Busca un pasatiempo que te apasione e implique ejercicio físico. Por ejemplo, bailar, correr, nadar o jugar a tenis. Si disfrutas con la actividad, no sólo perderás peso y mantendrás tu salud a raya sino que también ganarás en bienestar personal.

Una manera fácil de bajar de peso es hacerlo junto a algún amigo para motivarse mutuamente. Así, toda actividad parecerá una reunión amistosa en lugar de una rutina de ejercicios.

Así, ya sabes, ponte un objetivo, saca el tiempo necesario y mentalízate de que puedes. Conservar nuestro cuerpo en forma no sólo nos ayudará a sentirnos mejor con nosotros mismos sino que a largo tiempo, agradeceremos haber llevado una visa saludable.

Perder peso si eres atleta

Los atletas se encuentran en muchas ocasiones bajo una gran presión, no solo por la necesidad de estar alcanzando objetivos deportivos y cumplir con absorbentes rutinas de trabajo, sino también porque, en muchos deportes, se exige mantenerse en un peso determinado.

Por ejemplo, hablamos de deportes como la danza, la gimnasia rítmica, el buceo o el patinaje artístico. Esto a menudo hace que los atletas para perder peso de manera poco sana (saltarse comidas, usando pastillas para adelgazar o laxantes o vómitos). Una dieta poco saludable puede conducir a malos hábitos alimenticios o trastornos de la alimentación (anorexia o bulimia). Además, una dieta poco saludable y el ejercicio intenso también pueden afectar los ciclos menstruales y a la salud de los huesos en las mujeres, así como al crecimiento y el desarrollo de los atletas jóvenes.

Hábitos saludables para perder peso fácilmente

Antes de nada, tómate el tiempo suficiente para perder el peso necesario. Perder demasiado peso demasiado rápido puede afectar a tu rendimiento y causar problemas de salud. También puede provocar la pérdida de músculo junto con la grasa. El mejor momento para tratar de bajar de peso es durante la temporada baja o en el inicio de la temporada, antes de una competición. El entrenamiento de resistencia puede limitar la pérdida de músculo mientras se pierde grasa. Pregúntale a tu dietista o médico para que te ayude a elegir objetivo para perder peso de forma adecuada para tu estatura, edad y nivel de actividad.

Lo adecuado es comer una variedad de alimentos saludables que sean bajos en calorías. No te saltes las comidas. La grasa es importante, ya que proporciona energía y vitaminas. Necesitas que entre el 21% y el 36% de tus calorías diarias totales provengan de la grasa. Por ejemplo, un hombre que necesita alrededor de 2.900 calorías por día necesitaría 726 calorías de grasa cada día. Hay grasas saludables y grasas no saludables en los alimentos. Pregúntale a tu médico para conocer más información sobre los diferentes tipos de grasa.

Los carbohidratos son la principal fuente de energía que nuestro cuerpo utiliza durante el ejercicio. La cantidad que vas a necesitar dependerá de tus necesidades calóricas diarias y el deporte que practiques. También depende de si eres hombre o mujer. Los atletas necesitan de 6,1 a 10,1 gramos de hidratos de carbono por cada kilogramo de peso corporal.

La proteína ayuda a construir y reparar los músculos, producir hormonas, estimular su sistema inmune, y reemplazar las células sanguíneas. Podemos satisfacer nuestras necesidades de proteínas siguiendo un plan de alimentación equilibrado que contenga carne, ave, huevo, leche, queso, etc.

Para reducir peso podemos comer porciones más pequeñas, reducir el consumo de líquidos y alimentos que son altos en azúcar y grasa. Lo más apropiado es plantearse un objetivo con cierto tiempo y poner las medidas más adecuadas para lograrlo. Siempre hay que contar con la ayuda de un profesional.